Avisar de contenido inadecuado

Beato juan luis hernandez medina

{
}

Beato juan luis hernandez medina

Juan Luis Hernández Medina, S.D.B.

 Nacimiento: Cerralbo ( Salamanca ), 19-12-1912

Profesión religiosa: San José del Valle ( Cádiz ), 11-09-1931

Defunción: Ronda ( Málaga ), 28-07-1936

Nació en el pueblo de Cerralbo, con solo ocho meses toda la familia se traslada a Sobradillo, donde al mismo tiempo que se dedicaba a las labores del campo, recibía las primeras clases.

A los 14 años, en septiembre de 1926, ingresaba en el aspirantado de Cádiz, por el que pasaron sus tres hermanos, dos antes que él y el menor, Matías, del que Juan Luis fue “ ángel custodio, escudo y defensa “, siguió sus pasos en la vida salesiana, y hoy, anciano e inválido, ha vivido su sacerdocio en una silla de ruedas, en la casa “Pedro Ricaldone” para enfermos, hasta su muerte.

Al año siguiente ( 1927 ) pasaba al aspirantado de Montilla y en septiembre de 1930 marcha a San José del Valle, donde hacía el noviciado, concluido el 11 de septiembre de 1931 con la emisión de los votos hasta el servicio militar, y a continuación por un bienio los estudios de filosofía.

Las Escuelas Populares ” Santa Teresa ” ( Ronda ) fueron el campo en el que desarrolló sus primicias pedagógicas. Acabado el segundo año, renueva allí mismo sus votos temporales ( 08-09-1935 ). Sus cartas rebosan fervor y entrega en el apostolado.

La Revolución llegó precisamente cuando estaba para terminar el trienio pedagógico y esperaba, tras las vacaciones, iniciar los estudios de teología.

Silueta humano-religiosa

“ De carácter noble, jovial y serio a un tiempo, obediente, humilde y sencillo, estaba siempre dispuesto a complacer a todos, pues no sabía decir “ No ” a nadie que viniera a pedirle algún favor “.

Corrobora el juicio pronunciado al ser admitido a la profesión: “ Criterio religioso, decidido en su vocación, conducta moral y disciplina buena, carácter formal y al mismo tiempo alegre y tranquilo, piedad manifiesta, trabajo espiritual consciente, capacidad intelectual suficiente; exterior limpio, ordenado y recogido; aventajado en el dibujo, celoso “.

Don Florencio Sánchez, delineaba su figura con estos rasgos: “ Don Juan Luis Hernández, clérigo, estudiante aún. Sólo lleva tres años dedicados a la enseñanza. Es el maestro de música de las escuelas. Los alumnos lo quieren con delirio. Es un niño más entre ellos. También ha sido respetada su juventud.

La vida del joven salesiano, que se abría sonriente y prometedora, ha sido truncada también “.

Hacia el martirio

Desde el 18 de julio, estallido de la guerra civil, Ronda estaba en manos de los comunistas. Conocemos ya cómo se precipitaron los acontecimientos y cómo la casa del Sagrado Corazón ha sufrido el expolio y la dispersión de sus moradores, algunos de los cuales en los días sucesivos eran asesinados.

Los salesianos de la comunidad de Santa Teresa, de la que es miembro Juan Luis, empezando por el director, no han querido abandonar la casa.

La mañana del domingo, “ 26 de julio, pudo participar con tranquilidad en la santa Misa y recibir la comunión por última vez, como preparación a la meta, que se presagiaba inminente. El 27 se presentan los milicianos y, tras encerrar a los salesianos, empieza el registro minucioso, el saqueo, la destrucción.

Los más tranquilos y resignados eran don Pablo Caballero y Juan Luis Hernández.

Los milicianos preguntaron:

- “ ¿ Adónde queréis ir ? ”,

 - “ Al hotel Progreso ”, responde don Pablo.

Y al hotel “ Progreso ”, donde ya se hospedaba el P. Miguel Molina, son conducidos don Pablo Caballero, el subdiácono Honorio Hernández y el clérigo Juan Luis Hernández.

A primeras horas de la mañana del martes 28, un piquete de milicianos se lleva a los cuatro salesianos atados de dos en dos en el famoso vehículo “ Drácula ”.

Y junto a las tapias del cementerio fueron asesinados. Sus restos mortales reposan en una fosa común.

La Providencia había dispuesto que aquella flor precoz, que se abría prometedora, fuera ornada con la corona del siervo fiel; más todavía, con la corona de mártir. Así el intrépido confesor selló con el martirio su breve, pero apostólica y admirable vida.

El día 11-10-2009 en Cerralbo, en el jardín ubicado fuera del atrio de la Iglesia Parroquial se inauguró un Monolito en su memoria.

{
}
{
}

Comentarios Beato juan luis hernandez medina

Has  resumido muy bien toda una vida de amor hacia Dios y a los demás.
Es un honor para los cerralbeños que  este Beato haya nacido en el pueblo y haya sido un ejemplo maravilloso de entrega y fidelidad a Dios y a su vocación religiosa.
Un abrazo
Candi Candi 10/11/2009 a las 20:00
esta bien narrado  la guerra trae esas cosas  hay perdidas pues no son bandos derechas o izquierdas son personas , y como tales tienen familia sufre por ellos y les llora , mi abuela me crio , perdio un hijo en el frente, le llevaron su ato paquete que seria muy pobre no lo vio mas , mi tia que crio le fusilaron el marido despues de cuatro años de carcel solo por despues de dar termino la guerra colgarse un fusil cargaillo vino y pasearse por el pueblo era cazador al ser del campo , no hizo na , pero pasa mas que otro haciendo , en toda guerra , no hay bando ileso , pierden personas humanas , que es triste , como este hombre narrado por ti , que hubiera dado muncho juego para bien , para la cultura , para poner balsamo al necesitado enfermo dolorido de corazon por desengaños etc ,, la vida que es dura ,, y no se por que a veces con quien menos lo merece , yo tengo mi amiga upe en el opu y me dice asi , luci que dios manda a quien lo puede soprtar , como le digo y no se acuerda de otros siempre de los mismos , es muy alegre ,el domingo hable con ella via telefonica

Deja tu comentario Beato juan luis hernandez medina

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre